Algo está cambiando… se llama ¡OLYMPUS!

El verano del 2017 a través de mi tienda de confianza Provideo Sevilla, José Miguel Puech uno de sus empleados me propuso de probar un equipo Olympus el cual acepté gustosamente, yo andaba buscando un nuevo cuerpo para sustituir una de mis dos Canon 5D MKII, me compré la tan afamada Sony 7RII y después de una semana haciendo pruebas me dí cuenta que nó!!!, no era lo que yo quería. Me decise de la Sony y compré la Canon 5D MKIV (todo ello teniendo el equipo Olympus en mi poder y casi sin hecharle cuenta), con este cuerpo estuve aproximadamente unos tres meses pero cada vez que salía al fotografiar solía llevarme la Olympus OMD EM1 MKII que el índice de acierto de foco, nitidez, portabilidad, prestaciones… cada vez ponía a Olympus en la parte alta de la balanza. En mi cabeza rondaba el por qué no cambiar, pero mi propio subconsciente me decía que algo tan pequeño no podría darme las alegrías que me había dado Canon, casi tuve que ir a un sicólogo para que yo me creyera que funcionaba y lo que veo en mi monitor es verdad, y que me hiciera ver que existe muchísima fotografía sin tener que acceder a marcas punteras.

 

Primera toma de contacto con Olympus EM1 MKII + 300 f4 PRO

Después de infinidad de noches en vilo me decidí a cambiar tras una conversación con mi amigo Javier Fernandez Vega que estaba recién llegado al sistema, dejaba todo atrás lo que durante años me había dado tantas alegrías y vendí todo mi equipo Canon, 3 cuerpos FF, 400 f2.8, 70-200, 85 f1,2, 135 f2, 35 f1,4, 16-35 f2.8,… todo lo pata negra. De una tacada me hice de dos M1 MKII y toda la gama de ópticas PRO.

Recogiendo parte de mi nuevo equipo en las instalaciones de Provideo Sevilla.


Una vez me consolidé con la marca y empecé a trabajar con Olympus empezó la avalancha de correos y wasap de amigos e interesados siempre con las mismas preguntas, ¿de verdad que el equipo funciona?, ¡estas loco de haberte cambiado con el equipazo que tenias! y medio convencido decía que sí, a día de hoy no es que esté contento sino totalmente convencido del potencial de Olympus y el micro cuatro tercios, mis imágenes han ganado en calidad, mi espalda ya no soporta los 15kg de equipo, la tecnología ha hecho que imágenes complicadas sean fáciles y lo mejor de todo un precio a razón de lo que compras.

Con estas letras no quiero convencer a nadie de que Olympus es lo mejor del mundo pues si fuera así no existiría otras marcas, pero sí os animo a probar de forma gratuita con las campañas de préstamos de Olympus https://wow.olympus.eu/es_ES/choose y así poder ver con vuestros ojos las virtudes de dicho sistema. Os dejo algunas imágenes hechas con Olympus, gracias.

Olympus OMD EM1MKII + Olympus 300mm f4 PRO (Bracketing focus)
Olympus OMD EM1MKII + Olympus 300mm f4 PRO (Procapture)
Olympus OMD EM1MKII + Olympus 12.40 f2.8 PRO (Intervalómetro)
Olympus OMD EM1MKII + Olympus 300mm f4 PRO
Olympus OMD EM1MKII + Olympus 300mm f4 PRO
Olympus OMD EM1MKII + Olympus 300mm f4 PRO
Olympus OMD EM1MKII + Olympus 300mm f4 PRO (Doble exposición)
Olympus OMD EM1MKII + Olympus 300mm f4 PRO
Olympus OMD EM1MKII + Olympus 300mm f4 PRO + 1.4x
Olympus OMD EM1MKII + Olympus 300mm f4 PRO
Olympus OMD EM1MKII + Olympus 300mm f4 PRO (Ráfaga 60 FPS)

Agradecer a Provideo Sevilla, José Miguel Puech, Olympus (Tito e Ismael) y a trípodes Leofoto